miércoles, 15 de abril de 2015

Drenaje Linfático.

Uno de los objetivos principales para los que se usa el drenaje linfático es para la lucha contra la celulitis, la piel de naranja y los depósitos grasos, aunque también es muy interesante su empleo para aquellas personas que sufren pesadez de piernas, hinchazón en las extremidades inferiores (en verano por el aumento de las temperaturas, por el embarazo, por retención de líquidos asociada a ciertas enfermedades, etcétera).

Otras indicaciones estéticas son la atenuación tanto de las arrugas como de las bolsas debajo de los ojos, así como para realizar una limpieza de las capas más profundas de la piel. Como terapia antiestrés, también tiene sus adeptos.