jueves, 19 de junio de 2014

Tratamiento de manos y pies:

En primer lugar, derretir a 45-55 grados un poco de parafina sólida en un recipiente. Cuando esta se ha vuelto líquida y habiendo comprobado antes que no está demasiado caliente para evitar quemaduras, está lista para su aplicación. En cuanto a la forma de aplicarla, se puede hacer de dos modos: sumergiendo las manos o los pies en el recipiente, o bien pasando una brocha o un pincel sobre la zona hasta conseguir una capa con el suficiente espesor como para que cubra bien la zona sin que luego pueda resultar difícil retirarla. 


El siguiente paso consiste en esperar a que la parafina seque, cubrirlo con un papel aislante o con toallas y mantenerlo durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, sólo hay que retirarlo todo. 


A la hora de sumergir las manos o los pies, hay que procurar separar los dedos lo suficiente como para que la parafina se solidifique y cubra toda la piel. También se puede aplicar crema hidratante previamente al tratamiento y sumergir los pies y las manos cuando esta se haya absorvido bien. 


Después del tratamiento, el resultado inmediato será una piel más suave, tersa y con mejor aspecto.



Para más información envianos tus datos o llama al 042003220 ext 272