martes, 8 de julio de 2014

Procedimiento para la tratamiento plasma rico en plaquetas.

Se realiza la extracción de sangre al paciente.

La extracción oscila entre los 4 a 6 tubos de 4, 5 ml, (teniendo como cantidad máxima permitida 50 a 60 cm cúbicos), sin ser necesario dicho volumen para fines estéticos, dependiendo esto de la cantidad de P.R.P que se requiera, teniendo en cuenta que por cada 4,5 cm de sangre, se obtiene aproximadamente 0,5 cm de P.R.P y 0,5 cm de P.P.P.

Se agrega a la sangre un anticoagulante y se procede a su centrifugado, donde obtendremos una separación en función a las densidades de sus tres componentes básicos (de menor a mayor densidad): el P.P.P es plasma acelular; el P.R.P, que es el concentrado de plaquetas, y por último, los glóbulo. Se realiza el centrifugado, de la sangre extraída a 2400 RPM durante 1 min. 20 segundos.

Clínicamente se ha demostrado que una pequeña porción de la parte superior de la capa de células rojas, contiene plaquetas más inmaduras y más grandes, por lo tanto también se incluye en el P.R.P (a ésto se le debe su color rosado).

Ambos preparados se transfieren a tubos estériles debidamente identificados, y serán remitidos al profesional que lo requiera acompañado por su activador (cloruro de calcio al 10%), su dispensador, y el correspondiente protocolo indicando los valores obtenidos para ese paciente y explicando detalladamente su forma de activación.