lunes, 21 de julio de 2014

Termosudación.

La termosudación es un tratamiento innovador gracias al cual conseguimos una considerable reducción de líquidos y una notable mejora de la celulitis localizada. Se trata de un técnica cómoda, sencilla, indolora y totalmente inocua, que se realiza en relajantes sesiones de unos 30 minutos de duración.

Antes de comenzar el tratamiento de termosudación se toman las medidas exactas del paciente, quien beberá suficiente agua mineral para contribuir a la hidratación de la piel. Posteriormente, se realizará un suave masaje corporal con aceites esenciales para potenciar la sudoración. A continuación, le cubrirá el cuerpo en su totalidad con un plástico aislante, además de tapar sus pies con toallas evitando así la fuga de calor, para envolverle después con la manta térmica, que actuará durante aproximadamente 30 minutos.

En la termosudación es importante que durante este tiempo el paciente esté relajado para estimular más la sudoración. Pasada media hora, se retira la manta térmica y el plástico que recubre su cuerpo, se le seca la piel con una toalla y se procederá a realizar un masaje reafirmante con una crema lipodispersiva y anticelulítica, que contribuirá a eliminar la celulitis y mejorar el aspecto de la piel.