lunes, 7 de julio de 2014

Protocolo de tratamiento microdermoabrasion.

Para realizar el tratamiento es necesario preparar el área a tratar desmaquillando y limpiando la zona con una solución limpiadora, preferiblemente una loción astringente que ayude a preparar la piel para la exfoliación. Algunos equipos de microdermoabrasión incorporan vacuum, para aspirar las células muertas. El nivel de vacuum (aspiración) para el rostro varía entre los 0,2 - 0,4bar., dependiendo del tipo de piel y la tolerancia del paciente. Cuando se traten áreas sensibles (como alrededor de los ojos) se recomienda una aspiración más baja. Para el cuerpo, el nivel recomendable varía entre 0,40 - 0,60bar.

Es necesario estirar la piel mientras se pasa el manípulo por la zona de tratamiento y se debe concentrar la acción en las áreas más problemáticas. El cuello se puede exfoliar usando trazos descendentes desde la barbilla hasta el pecho para ayudar al drenaje linfático. Nunca se debe exfoliar directamente sobre la garganta. Un ligero enrojecimiento (eritema) indica que la exfoliación se está realizando correctamente y suele desaparecer a las pocas horas del tratamiento. Posteriormente, si es necesario, se puede aplicar un contorno de ojos y, a continuación, una crema y un serum específicos según el tipo de piel de la persona. Finalmente, se aplicará la crema con factor de protección solar para proteger la piel del sol.